Un año más he tenido el placer de participar en el 34º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Estética, que se ha celebrado en Málaga, del 21 al 23 de febrero de 2019.

Desde los diversos comités organizador, local y científico, se ha organizado un congreso en el que manteniendo la filosofía de la Sociedad desde su fundación, que la ha hecho ser referencia social, científica e institucional de la Medicina Estética en España, se ha incorporado el gran dinamismo propio de la medicina estética, que nos ha permitido su incorporación inmediata a nuestra práctica diaria, mejorando la eficacia y seguridad de nuestros tratamientos. 

Además de analizar las novedades en temas clásicos como la toxina, los rellenos, en esta edición, se habló entre otros en la importancia de su interacción con los tejidos y patrones ecográficos.

Por supuesto de la nutrición, el bienestar, los problemas estéticos vasculares o las novedades en las técnicas físicas, se han incorporado temas vanguardistas como la hiperhidrosis, los tratamientos medico estéticos de las alteraciones cutáneas faciales. o una revisión a fondo de lo que es el germen de esta área como es la mesoterapia, o de la evidencia científica de las terapias regenerativas.